En  empresas de cristalería en Madrid centro como la nuestra, nos gusta aconsejar a nuestros clientes sobre la mejor forma de limpiar las ventanas de sus viviendas. Todos nos hemos desesperado alguna vez tratando de eliminar los restos de suciedad y comprobando que siempre quedaba alguna marca. La recomendación básica es limpiar primero la persiana, después el marco y finalmente los cristales. Si empezamos por estos últimos, al pasar el trapo por los otros los ensuciaremos de nuevo.

Si seguimos una rutina de limpiar las persianas con cierta frecuencia, lograremos que no se acumule mucho polvo entre las rendijas de las lamas. ¿Cómo podemos hacerlo? Usando un plumero. Para eliminar la suciedad incrustada, utilizaremos un paño empapado en agua con detergente. A esa mezcla podemos agregar unas gotas de amoniaco para que sea más eficaz. También nos podemos ayudar con un cepillo para frotar.

Si preguntas a las empresas de cristalería en Madrid centro, también te diremos que es importante limpiar los marcos con un paño mojado en agua y jabón. Si son de madera, será suficiente con que el trapo esté húmero y bien escurrido.

Por último, nos ponemos a quitar la suciedad de los cristales. Puedes usar algunos productos comerciales o soluciones caseras como agua con vinagre para eliminar la grasa y dar brillo. A esta mezcla también puedes añadirle un poco de amoniaco.

Desde Cristalerías Formas - León, te recomendamos utilizar trapos que no suelten pelusas o los limpiacristales que tienen goma en su extremo. Con esta herramienta conseguimos no dejar huellas.